¿En qué son beneficiosos los encurtidos?

El proceso de encurtir se fecha en el 2300 a.c y surge, básicamente como método de conservación de alimentos a base de vinagre. Al poseer un PH menor de 4,6, se mantiene un grado de acidez que es suficiente para matar la mayor parte de las bacterias que puedan afectar a la salud.

La inmensa variedad de posibilidades de que dispones para realizar encurtidos hace que, las famosas banderillas, se conviertan en una opción muy interesante para dar a tus platos un carácter diferente, rico e interesante.

Tradicionalmente las famosas Gildas, la clásica banderilla compuesta de aceitunas, anchoas y piparra, han sido el pintxo estrella en los bares y tabernas del País Vasco . Pero no debes quedarte ahí.

Puedes someter a estos procesos de encurtido tanto a las hortalizas como a otros alimentos de baja acidez. Esto te abrirá a miles de posibilidades para crear y probar nuevas banderillas. Pepinos, cebollas, zanahorias, coles, hongos, huevos son, entre otros, alguna de las opciones para encurtir.

Esta versatilidad ha provocado que la creatividad culinaria haya desembocado en increíbles e infinitas variedades de banderillas. Como ejemplo el llamado Lagarto, nacido en 1992, banderilla de anchoa, boquerón y pimiento asado. Hay otras combinaciones fantásticas que puedes atreverte a probar, con huevos, chipirones o pulpo y vegetales encurtidos.

Una opción añadida que puede aportarte sabores muy interesantes, es utilizar plantas como hinojo o salvia o especias como comino o clavo, o ajo y enebro, para curtir de más sabor al producto y aportar un toque diferente.

Después de probar estos encurtidos combinados con tus platos se convertirán en un imprescindible en tu mesa. Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información.

Comments ()

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.