La Gilda, el glamour hecho banderilla

Esta mezcla deliciosa en la que conviven los sabores ácidos del vinagre y el picante de las guindillas en vinagre ha provocado que se conozcan más de 100 variantes diferentes de banderillas. Entre todas ellas, la más glamurosa y la que destaca es la famosa Gilda.

Origen de la Gilda

La Gilda, protagonista indiscutible entre las banderillas en vinagre

Denominada la "reina de las banderillas", La Gilda es un encurtido ensartado en un palillo hecho a base de una aceituna sin hueso, una guindilla en vinagre y una anchoa.

El origen de este famoso encurtido reside en una taberna donostiarra llamada Bar Casa Vallés. Corría el año 1948 y en las tabernas de la posguerra era costumbre acompañar una caña o un chato de vino con un platito de guindillas, anchoas o aceitunas.

Uno de los parroquianos, tras beber del porrón cogió un mondadientes y ensartó un elemento de cada uno de los platos que estaban sobre la barra. El hecho suscitó gran aceptación por parte de los habituales del bar convirtiéndolo en costumbre. Se le bautizó con el nombre de Gilda por ser un poco picante y salada a tenor de la famosa película de cine que estaba en cartelera en aquel momento.

¿Sabes que la baderilla en vinagre es una de las tapas más saludables conocidas?

Como ves, la Gilda, considerada por algunos como la más glamurosa de las banderillas en vinagre y por otros como el primer pintxo conocido, no puede faltar en el tapeo al constituir una de las mejores tradiciones que tenemos en nuestro país. ¡Buen provecho!

Comments ()

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.